Cabeza arriba, Lobas

Tras una final emocionante, Gimnasia se quedó con el segundo lugar de la Liga Argentina. Las Lobas dieron lo mejor de sí, pero no pudieron frente a San Lorenzo, que conquistó por primera vez este certamen.

Cada año, la Liga Argentina es el objetivo más anhelado por las Lobas. Así lo demanda su historia, con cuatro títulos en los estantes de su vitrina. Además, fue el propio Marcelo Silva, entrenador del primer equipo, quien declaró al inicio de la temporada: “Buscamos llegar a lo más alto, queremos salir campeones”.

En esta Liga A1, Gimnasia realizó una gran campaña: terminó segundo en la fase regular, se quedó con el primer puesto en el cuadrangular de Córdoba, venció a Estudiantes en cuartos y, tras una serie de contagios en el plantel de Boca (el otro semifinalista), se clasificó a la final.

La serie fue muy pareja, si bien el Ciclón se impuso en el primer encuentro (1-3), en Atenas; las Lobas dejaron todo en la vuelta, llevaron el partido a tie-break y forzaron la serie a un tercer partido.

Las dirigidas por Marcelo Silva no negociaron la actitud y dieron lo mejor de sí. Cada Loba que ingresó a la cancha transpiró la camiseta como se debe. Los pilares fundamentales del equipo fueron: las juveniles, Candelaria Herrera y Bianca Bertolino; y las experimentadas, Brenda Graff, Virginia Granado, Luz Cosulich, Carla Castiglione y Lucila Bergé.

El último encuentro fue demasiado parejo, ambos equipos se mantuvieron palo a palo hasta el final. Cuando San Lorenzo parecía llevarse el partido, las Lobas no lo permitieron e igualaron el marcador en dos, forzando una vez más a un quinto set. Allí el Ciclón se mostró un poco más organizado y selló el triunfo por 3-2.

Una vez más, Gimnasia volvió a quedar entre los mejores equipos del país, bien representado por este grupo de jugadoras, al que nadie puede reprocharle nada. ¡Gracias, Lobas!