Final cantado

El pasado sábado Gimnasia anunció mediante un comunicado que se rompía el vínculo firmado con la empresa Romai Sports, que jamás cumplió con los plazos de entrega de la indumentaria prometida. Givova se apunta como la principal candidata a vestir al Lobo.

En imagen puede verse lo que un mega millonario jeque, dueño de la resurgido empresa Romai Sports daba a conocer como el que sería el escudo de Gimnasia a partir del presente 2021.

Es que la empresa emiratí, dueña de un íntimo amigo de Diego Armando Maradona que cumplía (en un principio) el sueño de vestir al astro y en consecuencia a su equipo, invertiría una fortuna para ser la indumentaria principal de Gimnasia tras la salida de Le Coq Sportif de la Argentina.

Con mucho misterio con respecto al origen de la marca (sólo explicable como el capricho de un millonario) y la firma de un contrato histórico que al Club le cerraba por todos lados se hacía público el anuncio y la empresa emiratí se preparaba para el desembarco al país, y por ende al continente. Es más su fundador filtraba en redes sociales algunos bosquejos de lo que sería el diseño de la camiseta suplente y la campera oficial del club. Según averiguó este medio la primera tanda de la vestimenta llegó a Calle 4, pero por problemas de aduana la ropa no llegaría con los primero plazos establecidos y (en principio) habría que esperar hasta junio para el desembarco final.

Sin embargo fue crónica de una muerte anunciada. Impedimentos para que un importante lote llegara a la aduana, normas aún más extrictas por protocolos de Covid-19 para el desembarco en el país y, sin lugar a dudas, la muerte de Diego como contrapartida desalentó el sueño de Khamis Al Rumaithy, dueño de la empresa, Motivos que llevaron al club a romper el vínculo por incumplimiento.

Detalles de la camiseta que había filtrado el dueño, Khamis Al Rumaithy

Adelanto de lo que, en septiembre, estaba diseñandose como campera del Lobo

¿Y ahora?

Según pudo averiguar este medio, Gimnasia iniciará acciones legales a Al Rumaithy por incumplimiento contracual. Y buscará recibir un importante resarcimiento económico. Además ya hay avanzadas tratativas con dos marcas.

Por un lado la italiana Givova, que había quedado a las puertas de ser la elegida cuándo el contrato de los árabes sedujo en primer turno. Por otro la empresa china Peak. Pero todo indicaría que «la tana» podría confirmarse en cuestión de días como indumentaria oficial del Lobo.

La increíble historia de Gimnasia y Romai tendrá punto final cuándo el supuesto juicio tenga sentencia. Pero sin lugar a dudas dejará al descubierto un nuevo bochorno del área de marketing del club. Qué expone incapacidad a la hora de negociar, un alarmante nivel de falta de comunicación para con el socio y que el silencio ante el error, es la carta de juego principal de los meses finales de la gestión Pellegrino.