«Vamos por todo»

Marcelo Weigand, flamante refuerzo tripero, habló en exclusiva con TM Radio por el aire de 221 (FM 103.1) y contó sus expectativas por la llegada al Lobo. Se mostró optimista de cara al futuro del equipo en el torneo y contó la historia detrás del número que escogió para su camiseta. El «57», un homenaje muy emotivo a su abuela y una historia de vida que vale la pena conocer.

A muestra de carácter y talento, Marcelo Weingandt se va ganando el cariño de los hinchas triperos. Capacidad, talento y la garra que conmueve a la hinchada del Lobo.

Poco a poco se fue metiendo en el once titular y hoy pinta más para refuerzo que incorporación. «Estoy muy contento de haber llegado a Gimnasia. Me pone feliz jugar al fútbol. Encontré un plantel bárbaro, buenos compañeros y excelentes referentes como Licht, Goltz, Barrios y Fatura Broun». Comenzó diciendo, acto seguido sumó: «Licht siempre se acerca y nos habla a mí, a Melluso, a Morales, a todos los que jugamos ahí. Es muy bueno para mí compartir con él, me pone contento. Es un gran referente».

Consultado sobre su análisis tras los primeros minutos y que conclusiones sacó de los amistosos. Contó: «El análisis de los amistosos es bueno. Estamos muy concentrados en lo que queremos. Tiramos todos para adelante y queremos dejar a Gimnasia en lo más alto siempre».

El Chelo demuestrá ser un chico familiero, sencillo, que disfruta cada momento que pasa en el club. «Cuando mi representante llamó a Maradona y me lo dijo, yo estaba en la burbuja de Boca. Después hice videollamada con mi familia y nos pusimos a llorar. Para nosotros él es una especie de dios». Y agregó: «Estoy muy contento de haber llegado, nunca lo dudé. Con Diego aún no hablé pero me encantaría. Después, Méndez, Adrián González y el profe me recibieron excelente»

A la hora de contar las indicaciones técnicas que le solicitan, expresó: «Méndez nos pide presionar arriba. Todos nos sentimos muy cómodos haciéndolo. Lo hablamos con él equipo y a todos nos viene bien. Lo estamos haciendo bien». Además dejó bien en claro que: «Si arranca el torneo, vamos por todo. Nada de jugar a media máquina ni al %50. Vamos a ir con todo, por todo, al 120% y vamos a dejar todo para que GIMNASIA esté siempre bien en lo alto».

Y como lo caracteriza, reconoció: «Si tengo que ir a trabar con la cabeza, lo voy a hacer. Soy aguerrido, me gusta el mano a mano y soy fuerte para la marca. Cuando paso al ataque, intento generar algo de peligro».

La historia detrás de su dorsal «57»

Un momento emotivo se vivió durante la nota cuando el Chelo contó el porque del número 57 en su espalda. «Cuando yo no había nacido, mi abuela falleció y tenía 57 años. Me  contaron que cuando ella ponía su mano en la panza de mi mamá, yo pateaba. Solo lo hacía con ella. No la conocí pero por eso elegí ese número». Y agregó: «El número lo uso por ella, y también la llevo tatuada en mi pierna derecha. Sueño con poder verla en un sueño y abrazarla. Mi familia es muy unida, disfruto todo momento con ellos. Pasamos los buenos y los malos. Ellos son todo para mí».

Ya en el cierre, no dudó en dejar un alentador mensaje para los hinchas del Lobo. «A los hinchas, de parte de todo el plantel, queremos decirles que estamos más unidos que nunca, que vamos a trabajar en cada partido para poder ganar y conseguir dejar a Gimnasia bien en alto».