El Lobo tiene Departamento de Arqueras

Gimnasia se convertirá en el primer club del continente en contar con un Departamento de Arqueras exclusivo del fútbol femenino. En diálogo con TRIPEROMANÍACOS, Verónica Fuster, integrante del cuerpo técnico, contó cómo surgió la iniciativa y la importancia de la misma.

Poniendo el foco en la formación de jóvenes jugadoras, Gimnasia conformará su propio Departamento de Arqueras, que estará encabezado por Verónica Fuster, ayudante de campo de Las Triperas. El proyecto tiene como principal objetivo la instrucción de arqueras desde las categorías juveniles hasta la Primera División.

En diálogo con TRIPEROMANÍACOS, la coordinadora de la iniciativa contó de qué tratará este organismo. «La iniciativa surgió a lo largo de mi experiencia como arquera y luego entrenadora», contó Verónica Fuster. Basándose en su trayectoria, se dio cuenta de cuáles son esas «falencias» «necesidades del puesto» y, en el afán de «brindarle todas las herramientas» para el desarrollo de la posición, comenzó con el proyecto.

Según comentó, el departamento será un espacio interdisciplinario, generado para «pensar el perfil de la arquera de Gimnasia y la metodología para llevar ese lado del proceso formativo», con el aporte de diversas áreas del club, como psicología, nutrición y quinesiología, entre otras, «trabajando desde ese puesto, específico del fútbol femenino, con sus necesidades y características». 

Como ya mencionamos, quien coordinará será Verónica Fuster, trabajando con las arqueras de reserva, y Patricio «Pato» Di Marzio con las de Primera División. «Mantendremos una línea de trabajo unificada en la búsqueda de un perfil para las arqueras de Gimnasia», aseguró la entrenadora.

«El eje principal es el desarrollo integral e interdisciplinario, basado en etapas de educación y entrenamiento, pensado como un continuo en el aprendizaje», explicó. Estas etapas son de: formación básica, iniciación específica, asimilación y optimización, para luego llegar a la de entrenamiento, que está en continua formación. Las mismas, según indicó, tendrán «las características específicas de la idiosincrasia del club y contextualizadas en las necesidades propias del fútbol femenino en la Argentina».

«El puesto de la arquera es el que ha tenido menor dedicación en el desarrollo de la disciplina, hace muy poquito que los cuerpos técnicos incluyen entrenadores o entrenadoras de arqueras, por lo que la dedicación por el puesto ha sido postergada», marcó Fuster.

Y concluyó: «Que un club como Gimnasia dedique un espacio para pensar en este desarrollo creo que es sumamente relevante y es un orgullo que apueste y confíe en mí para llevar adelante ese rol».

Foto: Prensa Gimnasia